Me gusta vivir en este valle por sus cielos nocturnos

Hay quien cree que en la Guarguera llevamos una vida bucólica, leyendo a los clásicos y dando grandes paseos por la naturaleza, pero la realidad que vivo y veo es muy diferente. Creo que somos personas que hemos renunciado a ciertas comodidades porque tenemos una escala de valores un poco diferente a la de la mayoría, y lo que perdemos por un lado lo compensamos por otro.

Cielos nocturnos

A mi personalmente me gusta vivir en este valle por sus cielos nocturnos, y porque aunque el calendario lunar cuelga en la puerta de la nevera, normalmente no necesito consultarlo para saber cómo está cada noche la luna. No cambio por nada las noches en las que el ruiseñor se explaya, ni la alegría de ver regresar a las golondrinas. El río y sus guargas. Las setas y los colores de otoño. Encender la estufa y sentir el calor del fuego. Pero sobre todo le agradezco a este valle la infancia que ha regalado a mi hija, esa cotidianeidad de jugar en la calle, la independencia y la libertad que fortalecen a los niños de pueblo.

 

Por estas cosas soy capaz de hacer kilómetros de coche por una de las carreteras peor cuidadas de España para ir a trabajar cuando sale trabajo fuera del pueblo, cuando hay que ir a hacer la compra, cuando hay que llevar a la niña a actividades, cuando hay que ver al médico… aunque cada día me pesa más, y me duele infinito que no haya una respuesta efectiva para satisfacer una necesidad tan elemental. Como elemental es tener una buena conexión a internet y cobertura móvil, que tampoco tenemos.

 

Porque cuando hablo de renunciar a ciertas comodidades me refiero a los cines y teatros, la tienda a la vuelta de la esquina, el médico al lado, los bares y restaurantes, el servicio a domicilio de pizzas… no a ser relegada a ciudadana de tercera o cuarta. Y pensando en que si no reblamos lo básico nos llegará, aquí seguimos, encendiendo ventanas en la noche, dando indicaciones a los servicios de urgencia cuando tienen que llegar a apagar incendios y dando gracias a los vecinos por seguir manteniendo vivo el valle.

 

 

 

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba